Servicio con Sabiduría y Amor I Parte

|


Por: Verónica Alfonso

Han pasado más o menos cincuenta (50) años desde que se publico el Libro de Urantia, muchos aspirantes y buscadores de la verdad, han adquirido el texto, pero la mayoría han declinado antes de empezar a vivenciar sus enseñanzas; leer el Libro y tomar un poco de información al respecto PARA COMPARTIRLO es lo que una suma considerable de Lectores hace. Esto generalmente ocurre en los primeros 7 años; pasado este periodo parece que los supervisores de la Revelación empezaran a retar al Lector a introducirse en la profundidad y vivencia real de sus enseñanzas.

Los lectores practicantes entran en relaciones (conscientes o inconscientes) con las personalidades Superiores encargadas de la Revelación y este es un trabajo coordinado con el Monitor Divino que muchos no pueden entender y su proceso se torna un tanto más difícil, un individuo así, es impredecible y difícil de comprender, algunos quieren odiarlo y otros quieren amarlo y también seguirlo, y este no desea que lo sigan porque ellos deben entender que todos pueden llegar a donde el todavía no ha llegado, y que si se detiene a permitir que le sigan como un “líder” podría hacerse daño a si mismo y a sus semejantes en esta nueva concepción de lo que significa la “Verdadera Religión” . Y este individuo debe pasar por muchas pruebas y tribulaciones PERO a la vez conciencia de logro y satisfacción.

Algunos durante este proceso de desarrollo, prematuramente están deseosos de servir y compartir con todo el mundo; pensando en este choque de sentimientos, quiero hacerles llegar apartes de un escrito que nos compartió hace algunos años la Hermandad de la Fundacion Urantia : dice así:

“Esta paciente labor, aparentemente insignificante, es extremadamente difícil, hemos sido condicionados por la introducción de métodos y programas estrepitosos en ciencia e industria, así como por movimientos religiosos concebidos con el fin de “salvar al mundo para Cristo en esta generación,” Pero debemos recordar que las faltas mayores en nuestro planeta han sido causadas por la impaciencia y la utilización de métodos acelerados prematuros, ignorando la Ley fundamental de aceptación voluntaria que constituye la clave de crecimiento sólido en los universos evolucionistas. Cualquier tentativa de acelerar o retardar el proceso evolucionista está predestinado a la ruina. El hombre “no puede forzar la mano de Dios”; solamente puede alcanzar desarrollo individual, Planetario o Universal cooperando con El.

Correlacionado a la ley de la aceptación voluntaria existe la ley de la libre determinación. El hombre entra en el Reino de Dios y se desarrolla en el solamente cuando hambrea y aspira a la Verdad, la Belleza y la Bondad. El descubrimiento, el crecimiento y la sabiduría son realizaciones que en el reino espiritual no se confieren a individuos; son el resultado de anhelos intensos, indagaciones diligentes y esfuerzos rigurosos. Todos estos hechos nos amonestan contra el peligro de utilizar, sea la presión de las técnicas de promoción modernas, sea la coerción sutil motivadora de la publicidad moderna. El único persuadidor recóndito en el cual podemos confiar es el Monitor Divino morador, quien nunca viola la libre determinación de la voluntad personal.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

©2009 Sembradores de Urantia | Template Blue by TNB